La accidentada geografía Risaraldense con dos pronunciadas cordilleras, grandes zonas de reserva natural, privilegiada por su paisaje y biodiversidad, favorece el nacimiento de ríos y quebradas que bañan el territorio. Todo esto hace del departamento un lugar con características únicas para el desarrollo de experiencias de riesgo controlado para toda clase de turistas y visitantes.

Vive Risaralda desde el aire

Pasar de los 1.700 a los 850 metros sobre el nivel del mar,  flotando sobre las térmicas del aire cálido que sube del Valle de Risaralda, en vuelos que pueden ir desde los 15 minutos a 1 hora, disfrutando del aire fresco sobre los cultivos del mejor café́ del mundo, y con una vista espectacular a algunos de los municipios del departamento. Es una aventura extraordinaria para vivir y compartir, que se realiza en el voladero el Zarzo en el municipio de Apía, también llamado corazón del viento, precisamente por las condiciones climáticas que lo hacen el lugar perfecto para este tipo de actividades.

Cuando las condiciones son óptimas, se cuenta con un buen clima, y además los vientos están a favor, se puede despegar y aterrizar en el mismo sitio, de lo contrario se debe planear hasta al municipio de Viterbo, donde se cuenta con una pista para descender suavemente.

Cuerdas Altas, Torrentismo y Senderismo

En Los cerros y cascadas mágicas que guardaron los dioses del bien y de la guerra Xixaraca y Mitchua, según la mitología de indígenas que habitaron a Quinchía, se diseñaron diferentes experiencias de riesgo controlado, para ascender y descender por los Cerros Batero y Gobia; bajar por cuerdas al lado de los hilos de agua que forman la cascada lágrimas de Mitchua, además recorrer los senderos y caminos transitados por el capitán venganza a pie o en bicicleta, hacen de esta experiencia un lugar inolvidable.