La diversidad geográfica y cultural de Risaralda facilita una amplia gama de productos turísticos que redundan en beneficio y satisfacción de todos los gustos, necesidades de entretenimiento, descanso y placer de los visitantes.

Ecoturismo y paisaje:

Gracias al sistema departamental de áreas naturales protegidas, en Risaralda la oferta ecoturística es amplia para los que buscan el contacto con la naturaleza en estado puro y de conservación.

Con la compañía de un guía especializado se pueden recorrer caminos reales, realizar caminatas de interpretación ambiental, hacer avistamiento de aves y camping, entre otras actividades; La mayoría de las reservas cuentan con buena infraestruc­tura para la prestación de servicios que generalmente incluyen alimentación, alojamiento y guianza.

El ecoturismo se puede practicar en el Parque Nacional Natural (PNN) (SFF) Otún Quimbaya, los parques re­gionales naturales (PRN) Cuchilla de San Juan, Ucumarí, La Marcada, Barbas – Bremen, Alto del Nudo; los parques municipales naturales (PMN) Campoa­legre, Planes de San Rafael, Rionegro, Agualinda, Verdum, Arrayanal, La Crista­lina – La Mesa, Alto del Rey, Cerro de Gobia, Santa Emilia y La Nona.

El PNN Tatamá es el único atractivo na­tural que no cuenta con infraestructura desarrollada para la atención al turista. Sin embargo, es un destino que reúne hermosos paisajes que son imperdibles.

En PNN Tatamá se pueden realizar actividades como observación de aves y caminatas por senderos autorizados. Para ingresar a este parque se debe contar con autori­zación de la administración.

En Risaralda funciona la Federación Co­munitaria para el Ordenamiento y Manejo de las Áreas Protegidas de Risaralda Fecomar. Esta organización de reúne a 18 ONG de los diferentes mu­nicipios en los cuales se localizan las 15 áreas de reserva donde se pueden realizar ac­tividades ecoturísticas. Informes: +57 321 581 0375 / +57 312 200 7711. www.Fecomar.com.co


Cultura e Historia

Montañas cultivadas de café y caña, guaduales en los valles, leyendas indí­genas, arrieros, calles reales, puertas, ventanas y balcones típicos de la arqui­tectura antioqueña, y hasta los “yipao”, vehículos de la marca Jeep, que van ati­borrados de cosas, configuran un pai­saje único en Colombia.

En cada rincón de estas tierras se en­cuentran vestigios de lo que fue la cul­tura quimbaya, a la que se puede ac­ceder a través de las colecciones con­servadas en el museo Eliseo Bolívar, de Belén de Umbría; en la casa de la cultura de Santuario; el museo Alboín Gómez, de Apía; el museo Xixaraca, de Quin­chía; la casa de la cultura de Marsella; y el Centro Cultural Metropolitano Lucy Te­jada, en Pereira.

La herencia del patrimonio material e in­material de la región es estimulada por los eventos artísticos y culturales de cada uno de los municipios, donde se dan cita las tendencias tradicionales y contempo­ráneas. Esta riqueza cultural e histórica atrae cada vez más a los visitantes, que encuentran en estos productos el com­plemento ideal para una buena expe­riencia de viaje en el departamento.

Deportes y Aventura

La diversidad de escenarios natura­les en el departamento lo convierte en un destino privilegiado para la práctica de deportes de riesgo y aventura. Rutas para ciclomontañismo, parapente, cable vuelo, escalada, rapel y torrentismo, con expertos lo llevarán a vi­vir experiencias inolvidables.

A cada paso, la adrenalina y el placer se mezclan con la belleza del paisaje, ge­nerando emociones a los que se atreven a mirar la geografía desde el vértigo y la velocidad.

Compras

La pujanza de este departamento se consolida en su capital, Pereira, y en el potencial comercial de manufacturas, textiles, alimentos y bebidas. Este vigor mercantil se debe a la privilegiada ubi­cación que tiene la ciudad en el centro de las tres principales ciudades del país: Bogotá, Medellín y Cali.

Centros comerciales, boutiques, outlets, artesanías, hacen parte de la gran oferta de productos que se pueden adquirir a muy buen precio en Pereira.

Agroturismo – Turismo Rural

El viajero que recorre Risaralda encuen­tra lugares en los que se percibe el olor a café y el dulce de la caña en sus cam­pos.

La cultura cafetera tiene consigo un legado histórico y cultural que reside en las fincas cafeteras tradicionales. Visitar­las le permite al turista aprender sobre el cultivo, cosecha, secado, tostado y pre­paración del café, mientras disfruta de su sabor en una rica taza; además aprende de la cultura paisa, su tradicional arriera y su inigualable gastronomía.

Así como lo amargo necesita de lo dulce, las moliendas de caña también cautivan al visitante para que conozca, de primera mano, el proceso de la pa­nela, desde el corte hasta la miel, mate­ria prima que se solidifica para endulzar las mesas de los hogares.

El sabor de la tradición cafetera y pane­lera representa para la región una joya turística, que, acompañada de una va­riada y amplia oferta de finca hoteles, le permiten al turista disfrutar de todo lo referente al tema agroindustrial del de­partamento.

Turismo Religioso

En Santuario se destaca la ce­lebración de la Semana Mayor, en la que sus cuadros bíblicos son representados en vivo. Los feligreses risaraldenses, con regularidad, peregrinan hacia la basílica menor Nuestra Señora de las Victorias, ubicada en Santa Rosa de Cabal, y al santuario de la Virgen del Jordán, ubi­cado en el km 7 de la vía que conduce de Pereira a Armenia.

En la capital del departamento es impor­tante la celebración de la Semana Santa, con un ritual que incluye imágenes de valor y belleza incalculables. Esta tradi­ción religiosa fue introducida hace más de 50 años por miembros de la co­munidad de los Misioneros Cla­retianos devotos de la Virgen María.

Esta costumbre católica engalana las calles céntricas de la capital, con perso­najes y cuadros a la usanza española. Cargueros, síndicos, cofradías, campa­ñeros, penitentes, caballeros del Santo Sepulcro, damas de la soledad y samari­tanas vierten un hálito de paz y santidad sobre la ciudad.

La catedral Nuestra Señora de La Po­breza, en Pereira, es otro lugar religioso que ofrece un espacio de oración, enriquecido por un templo de gran valor arquitectónico.

Salud y Termalismo

Risaralda, y específicamente su capital, vienen trabajando de la mano de Proex­port en la oferta de servicios de salud que garanticen calidad y seguridad a las personas del interior y el exterior que buscan tratamientos odontológicos, of­talmológicos y cirugías estéticas.

Esta oferta se complementa con las dis­tintas fincasboutique, que sirven como lugares ideales para las temporadas de recuperación que merecen los pacien­tes luego de las intervenciones médicas.

Cabe destacar que el departamento de Risaralda tiene el privilegio de contar con las me­jores aguas termales de Colombia, ubi­cadas en el municipio de Santa Rosa de Cabal. El termalismo es un producto es­pecializado con fines en temas de salud, descanso y diversión.