Nuestro territorio Andino colombiano esculpido por las cordilleras Occidental y Central cuenta con diferentes pisos térmicos que definen el clima y la diversidad de la flora y fauna. Para su preservación se han dispuesto numerosas zonas de conservación, dedicando más de la tercera parte de la geografía Risaraldense a la protección. La participación de la comunidad ha sido el principal valor de la apuesta verde en el departamento con el fin de comparar con el mundo este modelo de desarrollo de turismo sostenible. Hoy existen siete centros de visitantes en diferentes áreas de protección (Planes de San Rafael, La Pastora-Ucumarí, Santuario de Flora y Fauna Otún Quimbaya, Santa Emilia, Verdum, La Nona y Las Hortensias), cuyo manejo se realiza a través de distintas asociaciones de actores de cada zona de influencia. La oferta con mayor desarrollo está concentrada en las áreas de protección natural de la Cuenca del Río Otún en Pereira en jurisdicción del Parque Nacional Natural Los Nevados y en Planes de San Rafael en el municipio de Santuario en predios de amortiguación del Parque Nacional Natural Tatamá.