Pereira

Catedral Nuestra Señora de la Pobreza

Es el templo más sobresaliente de la diócesis de Pereira y una de las joyas religiosas del Triángulo del café

La Catedral Nuestra Señora de la Pobreza es el templo más sobresaliente de la diócesis de Pereira y una de las joyas religiosas del Triángulo del café.

La edificación original, que fue culminada en 1890, se vió afectada por un terremoto en 1906. En ese momento se contrató al arquitecto Heliodoro Ochoa, quien le construyó a la iglesia un techo en madera de tipo temblorero, que resiste los embates de los movimientos sísmicos.

Debido al terremoto de 1999, que causó grandes daños en Pereira, fue necesario intervenir de nuevo el templo y realizar importantes reconstrucciones. En esas labores, se encontraron, bajo los cimientos, algunos vestigios arqueológicos y restos humanos que datan de 1691, cuando en este territorio se fundó la ciudad de Cartago Viejo.

La catedral tiene una planta longitudinal de tres naves que se iluminan de manera directa desde ventanales situados en sus muros. La nave central finaliza en una bóveda semicircular, al igual que las laterales.

El cuerpo de la fachada principal está conformado por ladrillo cocido a la vista, rematada por una torre circular en el centro y dos torres menores a sus lados. La estructura interna de madera de la catedral, que sostiene el techo, está levantada por 13.503 piezas de madera de comino crespo, especie arbórea en vía de extinción.

La Virgen de la Pobreza es considerada la patrona de la ciudad de Pereira y de Cartago. Cuenta la historia, que una mujer muy pobre, llamada María Ramos, lavaba las prendas de un convento y entre las ropas encontró un lienzo, que aunque muy destrozado, tenía varios trazos que dibujaban la imagen de la Virgen María. Fue tanta la devoción del pueblo hacia esta figura, que desde entonces se adoptó como la Madre protectora.